El proyecto de Rodrigo Peñalba

rodrigo-penalba.jpgLas actividades del maestro Rodrigo Peñalba (1908-1979) se sitúan en un periodo en que las Vanguardias Históricas estaban agotándose y en el mundo occidental las Bellas Artes o Artes Plásticas estaban buscando nuevos caminos de unidad y de integración…

 

…de superación del rupturismo vanguardista, de actualización de los oficios y de retorno a los valores universales que en las artes permanecen constantes en todos los tiempos (BAUHAUS en Alemania, GAUDÍ en Barcelona, TATLIN y los productivistas soviéticos, el MURALISMO mexicano, SIRONI y el “Novecento” en Italia etc.)

rodrigo-penalba.jpgEscribía el maestro Armando Morales: “Su formación y su inclinación como pintor y como maestro de pintura, era europea, y específicamente italiana, con énfasis en el oficio del pintor, en la parte artesanal lentamente sedimentada y sin prisas, en la calidad intrínseca de la superficie del cuadro, en la disciplina y el trabajo sostenido, con desdén a lo novedoso y “original” que pudiera ser pasaporte a un éxito pronto y tal vez espurio. Con frecuencia nos reuníamos en su casa los sábados y a veces nos hablaba extensamente de sus experiencias en Italia y de las experiencias de sus amigos pintores italianos”.

Eduardo Zepeda Henríquez nos refiere que: “Según dice Peñalba, el abstraccionismo es un callejón sin salida” … y Pablo Antonio Cuadra decía: “Peñalba es un artista europeo en su oficio, disciplinado y exigente…transmitió tradición sin matar la aventura”.

rodrigo-penalba.jpgPero, vamos buscando la génesis de su formación y el camino de construcción de su Proyecto didáctico y productivo integral para Nicaragua.

Entre 1926 y 1928, a los 18 años, viaja a Chicago y estudia en el Instituto de Arte de esta ciudad. En estos años, entre las dos guerras mundiales, se estaba dando el fenómeno más extenso y profundo de las artes plásticas norteamericanas, antes de la grande manipulación de las “vanguardias artificiales”, con muy buenos artistas como Edward Hopper (1882-1967), como George Bellows (1882-1925), como Georgia O’Keeffe (1887-1986), Ben Shahn (1898 –1969), Philip Evergood (1901–1973), Jack Levine (1915 – 2010) y muchísimos otros.

Pero evidentemente y a pesar de todo esto, Rodrigo Peñalba no encuentra allí lo que está buscando… quizás, el humus originario, las raíces más profundas, lo eterno y lo absoluto del lenguaje de la pintura…

Regresa a Nicaragua y luego, gracias a una beca de su Gobierno viaja a Madrid, en donde estudia desde 1933 hasta 1936 en la Academia de San Fernando, al lado de Velázquez, Zurbarán, Murillo, Goya y sobre todo de El Greco. Pero pronto, debido a la Guerra Civil, tiene que dejar el viejo continente: logra fortunosamente embarcarse, junto con otros latinoamericanos, hacia México.

En 1937 y 1938 frecuenta la Academia de San Carlos en el D.F. en uno de los momentos cumbre del Arte del siglo XX, lo del Movimiento Muralista Mexicano. Orozco está realizando “El hombre de fuego” en la cúpula del Hospicio Cabañas en Guadalajara; Siqueiros inicia el “Retrato de la Burguesía” en el Sindicato de los Electricistas; Trotsky llega a la casa de Frida Kahlo y Diego Rivera acaba de pintar nuevamente, en el Palacio de Bellas Artes, el mural destruido del Rockefeller Center de Nueva York; Juan O’Gorman pinta la “Historia de la aviación” en el Aeropuerto Internacional de México D.F. y habían pintores por todos lados y en todas las ciudades pintando grande, conceptualmente y físicamente.

Como dijo el maestro José Clemente Orozco: “Los pintores y los escultores de ahora serían hombres de acción, fuertes, sanos e instruidos, dispuestos a trabajar como un buen obrero, ocho o diez horas diarias. Se fueron a meter a los talleres, a las universidades, a los cuarteles, ávidos de saberlo y entenderlo todo y de ocupar cuanto antes su puesto en la creación de un mundo nuevo. Vistieron overol y se treparon a los andamios.

Seguramente allí Rodrigo Peñalba se sintió que estaba en el camino correcto, saboreando el gusto al trabajo bien hecho, al sudor, a la genialidad, a la audacia y al atrevimiento de estos jóvenes artistas, y descubre que Rivera, Siqueiros, el Dr.Atl y muchos otros habían estudiado la pintura mural de Giotto, de Masaccio, de Piero della Francesca y de Miguel Ángel en Italia, y estaban actualizando este lenguaje expresivo de las Artes Mayores en el fuego nacionalista y revolucionario mexicano de aquellos años.

Rodrigo Peñalba, seguramente fascinado por la pintura mural, decide entonces de seguir el ejemplo de estos maestros mexicanos y se marcha para Italia.

rodrigo-penalba.jpgEn noviembre de 1938 llega en Roma en plena Italia fascista de Benito Mussolini y ya en Marzo de 1939 puede visitar la “III Quadriennale d’Arte di Roma”, en donde se expone lo mejor de casi todos los artistas italianos…muchos de ellos del heterogéneo movimiento del “Novecento”, como Carlo Carrà, Massimo Campigli, Felice Casorati, Marino Marini, Arturo Martini, Arturo Tosi, Anselmo Bucci, Achille Funi, Mario Sironi y muchos otros, que pretendían renovar el arte superando las “vanguardias europeas”… como una especie de “retorno al orden” en el arte después de las experimentaciones vanguardistas (en Italia especialmente del Futurismo)…..como dice el mismo Peñalba: “Italia ha sabido superar esa época de los ismos, que todavía aturde a muchos, para volver, aprovechando las enseñanzas de aquellos, al elemento puro de la pintura”.

El arte italiano vive esta especie de resurrección de la belleza y armonía de las composiciones, de la pureza de las formas y de la magia de los colores…..retornando a la esencia del arte italiano, actualizando la tradición clásica del naturalismo y del Arte Público, especialmente mirando al “Quattrocento” de Filippo Brunelleschi, de Leon Battista Alberti, de Donatello, de Luca Della Robbia, de Botticelli, del Mantegna, de Masaccio, de Piero Della Francesca, de Paolo Uccello y Andrea del Castagno (exactamente los mismos grandes pintores y muralistas que inspiraron a los maestros del Muralismo Mexicano, que partieron propiamente de Italia para buscar y crear su arte nacional, para descubrir sus propias raíces expresivas…no es un caso que en este periodo la Margherita Sarfatti, amante de Mussolini, invite a Diego Rivera a pintar un mural al fresco en Roma…y obviamente el maestro mexicano rechaza la invitación).

rodrigo-penalba.jpgPeñalba se inscribe en la “Regia Accademia di Belle Arti di San Luca” en Roma y estudia la técnica del Fresco de Giotto según Cennino Cennini. Incluso parece que pinta un mural con esta técnica del Fresco en el Foro Italico en Roma.

En estos años, en el mundo de los intelectuales y de los políticos italianos se está discutiendo bastante sobre Pintura Mural y Arte Público integrados a la Arquitectura, a niveles culturales e ideológicos diferentes y a veces muy distantes que reflejaban las varias posiciones dentro del mismo régimen fascista, con la voluntad de afirmar una Italia sensible a la renovación internacional, pero con raíces profundas en sus tradiciones.

En el 1933 hubo la famosísima “V Esposizione Triennale delle Arti Decorative e Industriali Moderne” en Milan, en donde el maestro Mario Sironi (1885-1961) dirige el Proyecto de Arte Público “total” con pinturas murales al fresco, al encáustica, en mosaico, vitrales, altorrelieves, esculturas, muebles y decoraciones, realizados por él y por los mejores artistas de este tiempo, como G. De Chirico, C.Carra, C. Cagli, M. Campigli, A. Funi, F. Casorati, G.Severini, F.Depero ecc. Y en el mismo año algunos de estos grandes artistas firman el “Manifiesto de la Pintura Mural” …luego llegarían las grandes obras, como la Ciudad Universitaria en Roma , el “Palazzo dei Giornali” de Milan y otras.

El hecho es que Rodrigo Peñalba parece compartir siempre más profundamente la idea del retorno a la grande arte, al oficio, a la “revolución desde la superficie hacia fuera” (como decía Siqueiros), hacia la ciudad, hacia la gente, como el arte de todas las grandes civilizaciones del pasado.

Pero entre las varias tendencias del Novecento italiano, o ligeramente al margen del Novecento o incluso parcialmente en contra del Novecento, habían también los artistas que, aunque compartiendo la idea del retorno a la grande arte y al oficio, preferían la “revolución desde la superficie hacia adentro”, hacia la intimidad del ser, hacia la contemplación y la belleza pura, como “LOS SEIS DE TURIN” (Casorati, Chessa, Galante, Levi, Menzio, Paulucci), que optaron por un arte antiheroica, abierta al Europa y contraria a la autárquia del régimen; valores que compartieron con los “CHIARISTI” de Milan (Del Bon, Lilloni, De Rocchi, De Amicis, Spilimbergo, Birolli), y sobre todo con el grupo de la “SCUOLA ROMANA”, particularmente sensible hacia la pintura de color del Renacimienbto Veneciano : el “tonalismo” y el “colorismo” de Bellini, Giorgione, Tiziano y Tintoretto, pasando por El Greco, Gericault, Courbet, Turner, Cezanne y Renoir etc.

Los pintores de la “Escuela Romana”, llamada también “Escuela de via Cavour”, eran artistas de primerísima plana, como el grande Scipione, fallecido a solamente 29 años de tuberculosis, como Mario Mafai, Antonietta Raphaël, Marino Mazzacurati, Roberto Melli, Ferruccio Ferrazzi, hasta los más recientes y jóvenes integrantes como Renato Guttuso, Afro y Mirko Basaldella, Pericle Fazzini, Alberto Ziveri, Renzo Vespignani etc.

Rodrigo Peñalba conoció seguramente muchos de estos pintores, ya sea en Roma o también, a 60 kilómetros en el interior, en este delicioso pueblito de artistas que se llama ANTICOLI CORRADO, que en su larga historia hospedó artistas como Corot, Rodin, Kokoschka etc. y más recientemente Felice Casorati, Emanuele Cavalli, Onofrio Martinelli, Giuseppe Capogrossi y otros que transcurrían allí sus largas vacaciones de verano en sus respectivos talleres (había como 50 en este entonces). Incluso, con la llegada de los trágicos eventos bélicos Rodrigo Peñalba alli encontró refugio con su familia italiana, junto a otras familias de artistas, como la de Fausto Pirandello, figura excéntrica de la segunda temporada de la Escuela Romana.

rodrigo-penalba.jpgNuestro Maestro Peñalba seguramente tuvo un acercamiento profesional y espiritual especial con MARIO MAFAI y ANTONIETTA RAPHAËL, en la búsqueda de recuperar los valores del “tonalismo pictórico”, por esta pintura tonal y colorista, conmovida y fantasiosa que viene desde tiempos antiguos…pero al mismo tiempo una pintura vigorosamente antiacadémica, expresionista, arcaica, exótica y, a la vez, extremadamente actual y “romana”.

Una pintura con los colores especiales de los atardeceres cálidos y dorados de Roma y de los paisajes mediterráneos…que llevaron Peñalba a ser, como escribe Pablo Antonio Cuadra: ”un artista europeo en su oficio. Disciplinado y exigente. Pero mediterráneo (o nicaragüense) en su capacidad de apertura a todas las tendencias y corrientes. Transmitió tradición sin matar la aventura”. Y José Gómez Sicre: ”Un expresionismo profundamente colorista era su seña. Formas tensas de ardientes amarillos y rojos esparcidos con la espátula era la base de su trabajo” ….

Hay también una obra fundamental, que casi seguramente concurrió en la profunda formación polifacética del maestro Peñalba, sobre todo por lo que concierne sus obras de Arte Sacro en Nicaragua. Se trata de una obra que seguramente Peñalba vivió en lo concreto de su escandalosa presentación pública: la “Crucifixión” de 1941 de Renato Guttuso, (pintor también de la tardía Escuela Romana, ya con claros matices de Realismo y de arte comprometido).

Es una obra absolutamente novedosa, radical y anticonformista…una metáfora del estado existencial de toda la humanidad, de la vida, de la muerte, del sufrimiento y de la explotación…pero también es una toma de posición profética de Guttuso sobre la Pintura…frente a las fuerzas que en el mismo decenio iniciaran a destruirla…. con la grande manipulación de las “vanguardias artificiales” de ultramar.

Allí tenemos varias sugerencias plástico-expresivas que inspiraron a Rodrigo Peñalba en toda su obra sucesiva, por lo que concierne las síntesis del diseño y de la composición que nos orienta hacia Picasso y el Cubismo. Mientras que su contenido nos abre proféticamente a lo que será el Concilio Vaticano II, que tanto influenció en la historia reciente de América Latina y de Nicaragua.

Decía el mismo Renato Guttuso: ” Este es un tiempo de guerra y masacres: gas, horquillas, decapitaciones, quiero pintar el tormento de Cristo como una escena de hoy. Ciertamente no en el sentido de que Cristo murió todos los días en la cruz por nuestros pecados, sino como un símbolo de todos aquellos que sufren ultraje, el encarcelamiento, la tortura por sus ideas”. Y Rodrigo Peñalba al realizar su mural “GAUDIUM ET SPES” en la iglesia Santo Domingo de Managua dijo: “La concepción de Cristo triunfante sobre el mundo, sacralizando las actividades del mundo moderno en general, y del hombre y la familia nicaragüense en particular, a través de todas sus actividades culturales, políticas y religiosas…las ciencias, las artes y la vida toda, teniendo como base el amor a la justicia, exaltando el trabajo…. es completamente nueva y sin precedentes en las representaciones religiosas hasta hoy”.

rodrigo-penalba.jpgRodrigo Peñalba deja definitivamente Italia y viaja a Estados Unidos en 1946, con una visión y formación profesional absolutamente definidos, que quizás podemos intentar sintetizar en estos 6 puntos: ANTIVANGUARDISMO, ANTIRUPTURISMO, OFICIO, TONALISMO y COLORISMO, PINTURA MURAL, UNIDAD DE LAS ARTES……y podríamos añadir algo como “humildad, sinceridad y autenticidad”.

Con estos rumbos o “nortes”, seguramente su idea es retornar a Nicaragua para trabajar a un arte realmente Nacional y Popular (quizás conociendo también estas conceptualizaciones de Antonio Gramsci… dice María Flores Ortiz que en la Escuela de Rodrigo Peñalba “por primera vez en Nicaragua se expuso en público y en un recinto oficial la teoría Marxista Leninista”)

En 1947, de paso por Norteamérica, realiza algunas exposiciones en New York y en la Pan American Unión en Washington D. C. “con unas sesenta telas y cartones de diferentes formatos” traídas de Italia….. y conoce las “novedosas “obras del “Expresionismo Abstracto”, de la llamada “pintura de acción» o «pintura gestual», de Pollock, Kline, De Kooning, Gorky, Rothko etc.

Hoy sabemos perfectamente que el “Expresionismo Abstracto” fue una “vanguardia artificial” producto de una grande manipulación del MoMA, del Guggenheim Museum, de la CIA, y de los millones de dólares del estado y de Fundaciones como la Rockefeller, la Ford y otras…pues querían demostrar al mundo que los estadunidenses no sólo habían ganado la guerra con las armas, sino que en Estados Unidos se producía el arte más representativo de su tiempo (negando totalmente TODOS los valores tradicionales e universales de la Pintura).

El “Expresionismo Abstracto” nació como una especie de Arte Oficial, una “Arte de Estado” dogmático, que buscaron (y lograron) imponer a la manera de un nuevo canon académico excluyente en todos los rincones del mundo, en el marco de la que fue llamada Guerra Fría Cultural.

¿Y cuál fue la reacción del maestro Rodrigo Peñalba frente a estas “novedades” de la plástica norteamericana? Lo explica la Prensa de New York:” Peñalba quiere…educar al público…en apreciar los valores pictóricos de todas las épocas, desde la primitiva hasta la contemporánea, pasando por el Renacimiento, y de explicar de paso como los elementos universales en la pintura permanecen constantes y son la base en el desarrollo personal de las artes” …lo que nos parece ser una posición diametralmente opuesta con respecto a lo artificial de la nueva “arte de estado” vigente allí.

Creemos que estas “novedades” de la plástica norteamericana convencieron aún más a Rodrigo Peñalba en reunirse lo más pronto a su querida familia, ya llegada en su tierra centroamericana.

En Julio de 1947 Rodrigo Peñalba regresa a Nicaragua con todo el entusiasmo para experimentar con dos paradigmas del arte, ambos respetuosos de los “elementos universales de la pintura”: por un lado la magia del colorismo y tonalismo pictórico expresionista de la “Scuola Romana” en los cuadros de caballete, y por otro lado la elocuencia expresiva y publica de la Pintura Mural italiana y mexicana…traducidos a la idiosincrasia de la realidad nicaragüense, actualizando los métodos y conceptos didácticos y productivos…buscando “lo propio de nuestra sangre, la coloración y la forma de nuestra tierra…con sentido de nuestra propia raza” decía Peñalba.

Desde 1948 hasta 1972 asume la Dirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes en Managua, y parece absolutamente unánime la valoración positiva de su didáctica constructiva, apasionada, cálida, personalizada y profesional, por lo que justamente ha sido nombrado como “Maestro indiscutible” del arte plástico moderno de Nicaragua.

rodrigo-penalba.jpgRecién llegado a Nicaragua realiza las pinturas murales de la Iglesia San Sebastián de Diriamba, que vagamente recuerdan “La batalla de San Romano” de Paolo Uccello (1438), pero con una fiesta de colores que solamente la tradición nicaragüense podía inspirar.

Quizás estas pinturas murales fueron realizadas para indicar uno de los rumbos posibles del arte nicaragüense…pero hubo de inmediato quien se ocupó de cortar las alas a esta posibilidad.

Escribe Julio Valle Castillo: “Fue a partir de 1959, año en que Peñalba sufrió una tragedia (la muerte de su primogénito antes sus propios ojos en un desastre aéreo), que inició un proceso de conversión, que lo conducirá por el resto de su vida, a ser un católico militante del movimiento laico que se incrementó después del Concilio Ecuménico Vaticano II”……

…Y llegó José Gómez Sicre, Jefe de División de Artes Visuales de la Unión Panamericana, con sede en Washington D.C., que reconoció la labor absolutamente fructífera de Peñalba al frente de la Escuela…” para formar un arte en Nicaragua que hoy puede presentarse airoso, seguro, sin titubeos, EN CUALQUIER SALA EXIGENTE DEL MUNDO”.

Este intelectual cubano, José Gómez Sicre, desde la Unión Panamericana en Washington, “concibió su visión del arte latinoamericano a partir de un fuerte desprecio y un ataque frontal al muralismo mexicano y al arte comprometido en general….favoreciendo la abstracción y el expresionismo….hasta establecer un nuevo canon en el arte latinoamericano…algunos incluso lo definieron como el inventor del arte latinoamericano…..Más tarde, la posición anti-muralista marcó a otros historiadores del arte, especialmente la argentina Marta Traba, quien tanto impacto tuvo en Puerto Rico”……

…Llegó José Gómez Sicre a Nicaragua, en el mero auge de la “La Guerra Fría Cultural” norteamericana en contra del mundo entero, con becas, viajes, exposiciones, revistas…y “con el nuevo canon para el arte latinoamericano”…difícil resistir a estas tentaciones…es perfectamente comprensible.
Escribe Jorge Eduardo Arellano: “A principio de los años sesenta surgió una nueva concepción entre los jóvenes egresados de la Escuela Nacional de Bellas Artes: la necesidad de prescindir de la base tropical, paisajística – que había orientado la década de los cincuenta – para buscar otra que se definía en la asimilación de las corrientes modernas. Este momento de la pintura nicaragüense contemporánea se caracterizaba, en consecuencia, POR UNA INCLINACION A LA MODERNIDAD ANTES QUE A LA IDENTIDAD” ……
…Que era propiamente uno de los postulados del “Canon Sicre”: “menos identidad y más modernidad”.

En la “Cronología de Peñalba”, Julio Valle Castillo escribe: ”1963 A PESAR DEL ENFRENTAMIENTO GENERACIONAL Y DEL CUESTIONAMIENTO ESTETICO…….Peñalba vio con buenos ojos y entusiasmo la irrupción del grupo Praxis…..SUS DISCIPULOS SON SEDUCIDOS POR LA REVOLUCION DEL EXPRESIONISMO ABSTRACTO Y DEL MATERISMO, QUE PRAXIS SIGNIFICA E INTRODUCE A LA SENSIBILIDAD LOCAL”.

rodrigo-penalba.jpgEn marzo de 1969 Rodrigo Peñalba inaugura su mural tridimensional del ábside titulado “GAUDIUM ET SPES” y realizado en colaboración con Fernando Saravia. Es un monocromo, que recuerda los altorrelieves de Mario Sironi o las esculturas de Arturo Martini.

Allí hay algo totalmente contra-corriente para los años ’70, cuando pintar y esculpir era un pecado mortal, un crimen atroz, una herejía total. Es como que en su plena madurez Peñalba quisiera decir a los feligreses de Nicaragua:” está bien, en lugar del triunfo de una institución religiosa tenemos que regresar al Jesús Resucitado entre nosotros, así de sencillo, en nuestros corazones, en nuestras acciones, en nuestras políticas…que nos diga en modo claro y accesible YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DÍAS, en el trabajo, en la familia, en las artes, en las ciencias y en todo Nicaragua”. Y a sus alumnos de la Escuela Nacional de Artes Plásticas:” está bien muchachos, en lugar del efímero y fragmentario expresionismo abstracto y del truco pictórico del materismo, porque no regresamos a lo integral de nuestras raíces, a lo arcaico, a lo hierático, a lo mágico…a la solemnidad y austeridad de los orígenes universales de las artes para encontrar nuevamente el camino de un lenguaje auténtico?”. Esta obra nos parece como un último llamado espiritual y profesional del maestro Rodrigo Peñalba frente a los embates artísticos, políticos y religiosos de la “Guerra Fría Cultural.

rodrigo-penalba.jpgEscribe más adelante Julio Valle Castillo: “1969 Un par de semanas más tarde, en agosto, el pintor Leoncio Sáenz, antiguo discípulo suyo, pide desde el oficialista periódico Novedades la renuncia o destitución de Peñalba como Director de Bellas Arte, descalifica su muestra y le niega méritos como maestro” ……”1970 El pintor Sáenz vuelve a la carga, diciendo: “La presente exposición de Peñalba es el arribo de un viejo naufrago que en alta mar perdió mapas, sextante, brújula y estrella. Decía que Peñalba estaba haciendo un esfuerzo desesperado para ponerse al día con las nuevas corrientes del arte actual y esto va en detrimento de su obra, renunciando a su anterior temática, de fuerte sentido expresionista, y con la cual logro sus mejores pinturas; si hubiese continuado en esta dirección hoy sería un maestro de indiscutible merito en su género”. Y aquí termina la nota de Julio Valle Castillo…muy bien gracias…parece que nadie dijo nada al respecto de estas graves acusaciones de Leoncio Sáenz… “quien calla, otorga”, podríamos pensar.

Pero entre las dos, que Leoncio Sáenz tenía problemas personales con el maestro, o que el maestro Rodrigo Peñalba supuestamente buscaba encajar en los cañones José Gómez Sicre preferimos creer que la primera era la interpretación correcta, pues caer en la trampa de la “vanguardia artificial del norte” no es propio de un pintor de la madurez del maestro.

O puede ser que los aires fríos culturales del norte hayan fomentado aún más este “ENFRENTAMIENTO GENERACIONAL Y CUESTIONAMIENTO ESTETICO” iniciado en el 1963…pues, como escribe Ball Philip en su libro “La invención del color”:
los pintores norteamericanos, desde entonces llevaron a los extremos…fragmentos del conjunto…un minimalismo angustiado y autodestructivo… en la total ignorancia, o indiferencia, para los requisitos fundamentales de durabilidad de la obra”…

(Y nosotros concluimos una reciente reflexión sobre David Alfaro Siqueiros y Jackson Pollock asi: …”mientras que los Proyectos de conocimiento de las técnicas y de la química de los materiales, de unidad, de «fusión» y de integración de las Artes, para la función arquitectónica-urbana y por un Proyecto de justicia social… de Walter Gropius y de David Alfaro Siqueiros fueron echados a pique y hundidos…(el primero en Europa después de la primera guerra mundial y el segundo en América después de la segunda guerra mundial),todavía hoy se continúa, con el mal llamado “arte contemporáneo”,…repitiendo y repitiendo los “fragmentos del conjunto” y él “minimalismo angustiado y autodestructivo“).

Registra Julio Valle Castillo: “El 22 de diciembre de 1972 un terremoto arrasa con Managua. La Galería Praxis sufre danos y sus miembros se dispersan. El edificio de la Escuela Nacional de Bellas Artes se derrumba”….”En el 1973 Rodrigo Peñalba abandona la dirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes”…y en 1974 “Peñalba se encuentra acaso en el periodo más rico y seguro de su producción plástica”…en el 1976 “Visita por última vez España, Italia y Francia…retoma los paisajes urbanos de Roma en pequeño formato” … Quizás rememorando las orígenes de la PINTURA DE COLOR y de la PINTURA MURALlos dos grandes ejes de su Proyecto para una arte Nacional y Popular nicaragüense.

rodrigo-penalba.jpgHay todo un capitulo que deberíamos profundizar, entre 1972 (Escuela Nacional de Bellas Artes) y 1982 (Escuela Nacional de Arte Público-Monumental David Alfaro Siqueiros ENAPUM-DAS).

Lo que podemos afirmar es que, quizás, gracias al grande talento de muchos excelentes pintores nicaragüenses, además de artistas de “las nuevas corrientes del arte actual del norte”, hubo aquí varios buenísimos artistas nicaragüenses que percibieron un eje o el otro del Proyecto Peñalba en su expresividad artística, y algunos percibieron ambos ejes, como el maestro LEONEL CERRATO, que fue seguramente el eslabón vital entre el Proyecto Integral de Rodrigo Peñalba y la ENAPUM-DAS.

La ENAPUM-DAS recogió perfectamente las profundas orientaciones didácticas y productivas del Maestro Rodrigo Peñalba, las que anteriormente buscamos de sintetizar y que vale la pena que repitamos aquí: el ANTIVANGUARDISMO, el ANTIRUPTURISMO, el OFICIO, el TONALISMO y COLORISMO, la PINTURA MURAL y la UNIDAD DE LAS ARTES……(y también para la ENAPUM-DAS podríamos añadir lo mismo del maestro Peñalba: “humildad, sinceridad y autenticidad”).

NUESTRO NORTE ES EL SUR: la experiencia de la ENAPUM-DAS que comparamos, en muchos aspectos con la BAUHAUS, fue cerrada físicamente por mezquindades y autoritarismos, pero sus alumnos y maestros siguen hoy todavía, como el tren sin rieles de los cafetales de Matagalpa, y el camino es hoy más que nunca, el mismo trazado por el Proyecto espiritual y profesional de nuestro maestro Rodrigo Peñalba….con sus tres baricentros geo artísticos: ITALIA, MEXICO, NICARAGUA….y ahora PATRIA GRANDE LATINOAMERICANA.

001

19 pensieri su “El proyecto de Rodrigo Peñalba

  1. Excelente artículo, con fotos que no había visto, ya decía yo que el maestro Peñalba no había sufrido también del desprecio por mantener su propia identidad, sus ideas claras, a él le sale el dicho cría cuervos que te sacaran los ojos, todos sus alumnos por la fama y aplausos se les olvida todo, igual como quieren hacer ahora con el Riguero, que los feligreses “Nuevos” se olviden de la comunidad de base del Riguero, de las madres de héroes y mártires que vieron levantar la parroquia con los franciscanos, que nos esta pasando don Sergio, usted no habla con esta gente? es nuestro patrimonio, nuestra revolución, la teología de liberación aquellos cantos en la iglesia, de todas formas toda mi solidaridad por todo lo que ha formado en Nicaragua en estos 30 años.

  2. Bueno, lo que no comprendo que antes venían a finansear todo tipo de Arte, agarraban a los mejore artistas, chavalos con sed de dinero y aplausos y ahora ni te venden un color al oleo en las dos únicas tiendas de Nicaragua, la Apolo y Aquila, es increíble, además de como se endulzan la boca al hablar del Maestro peñalba cuando lo han dejado por el suelo primero como Somocista y ahora esta buena nueva que los mismos alumnos le dieron la espalda, así es como pagan muchas personas la buena FE de otros. Gracias Maestro muralista por escribir todavía y recordar al maestro de maestros Rodrigo Peñalba, no basta un salón en su nombre, que se cuente y hable de lo que trato de dejarnos.

  3. Antes de todo Maestro Michilinni le felicito por documentarse bien para escribir sobre el Proyecto del maestro Peñalba, a pesar de contradecir a lo que dijeron algunos escritores e historiadores de Nicaragua, pero me gusta esta frase de Eduardo Zepeda Enrique: Transmitió tradición sin matar la aventura.
    Esto nos lleva a ponernos de pie ante la gran capacidad de voluntad y fuerza como artista y ser humano, no dejarse deslumbrar por otras culturas sino enriquecerla con la nuestra y tratar de dejarla en sus alumnos que lastimosamente no lograron entenderlo.
    He visto trabajos del maestro Cerrato, nada mal, pero la disciplina, la dignidad que el maestro Peñalba tenía era inigualable, con todo el respeto que cada uno de los maestros merecen. Saludos fraternos y toda mi solidaridad con el nuevo piso asqueroso que han puesto en la iglesia del Riguero, sin tomar en cuenta su opinión y derecho de autor.

  4. Que hermoso leer que llegó a México y que este contribuyo a crecer en su Proyecto, siempre nuestras raíces son las mismas, solo debemos seguir por instintos la disciplina del buen vivir como dice usted Maestro Sergio, hermoso mensaje que ha dejado este gran maestro Nicaraguense, gracias por darnos a conocer mucho de todos ustedes, como hizo nuestro Maestro Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros Orozco y muchos más que aun andan caminando en sus Proyectos. Abrazos Maestro Michilini desde México!!

  5. Cuantas décadas tienen que pasar para darnos cuenta que los artistas deben mantenerse unidos a pesar de sus diferentes formas de pensar, que vayan siempre en el buen camino de las Artes, con disciplinas con amor a lo que hacen, transmitiéndoles a sus alumnos lo que quiso hacer el maestro Peñalba, creo o mejor dicho estoy segura, que usted don Sergio es algo parecido al Maestro Peñalba por ser Italiano y el maestro PEÑALBA por llegar a Italia y tener familia de este país se volvió más temático en su quehacer, es eso lo que le hace falta al artista Nicaraguense, la humildad, la disciplina y compañerismo,no de partido, sino de solidaridad en el campo artístico que los identifica, es por eso que no los valoran en este país, mueren olvidados y enfermos. Gracias por el artículo!!

  6. Que contradictorio, los dos ustedes Peñalba y Michilini con Proyectos que jamás los dejaran surgir, no les conviene que intelectuales artistas con disciplina formen buenos profesionales en las Artes pues aquí tenemos a una que es todologa, ingeniera, arquitecta, poeta en fin.
    No quería entrar en este discurso pero sin querer perjudicarle don Sergio, todo lo que esta sucediendo en Nicaragua a nivel artístico, no es culpa de nadie mas que de los artistas que se dejan manipular y vender al mejor postor, ahora les dan trabajo a un poco de vagos, que solo quieren decir chicheñol pierden la dignidad, la profesionalidad, y aquellos que dicen ser cultos por sus obras los conoceréis.

  7. Estimado Michilini,
    Usted como buen maestro y revolucionario sigue soñando al igual que soñaba el Maestro Peñalba en un mundo lleno de esperanza y oportunidades, pero esta gente nuestra gente es matrera, es sin verguenza, entre nosotros mismos nos tiramos a mas no poder, con envidias, a pesar que muchos se dicen llamar compañeros, es falso, mire como tiraron los murales de la Nicaragua Revolucionaria, vea como han desbaratado la concha acústica de Herty Lewites, sus trabajos del CEMOAR y el piso que quitaron de la Iglesia Santa Maria de los ángeles del barrio El Riguero, si al mismo Peñalba lo trituraron con puñaladas y traiciones, que no pueden hacer con un chele como usted, que aunque viva 100 años en Nicaragua siempre será extranjero, no es racismo es la realidad, utilizan a los artistas y luego los tiran como vaso descartable. Igual le agradezco el espacio, la documentación que pocos tenemos el placer de leer y contemplar. Bendiciones!!

  8. Prácticamente llegó José Goméz Sicre y jodió todo, estoy seguro que no fue problema de una sola persona, aquí cuando les das a un pintor una pequeña ventaja ya es una desventaja para los que no están preparados intelectualmente, es por ello que no cualquier puede ser llamado “Artistas” “Pintor muralista” o ” Retratista” deben de ser realmente cultos en todo el sentido de la palabra y porque no, también temáticos,disciplinados y que amen de verdad su trabajo no por bisnes.
    Gracias por tremendo artículo Maestro, y darle ese lugar especial que tiene para el Nicaraguense el Maestro R. Peñalba.

  9. Le felicito maestro Michilini que al igual que nuestro maestro Peñalba, usted sea uno de los pocos que siga esa dirección, disciplina, humildad y compañerismo, escribiendo y apoyando sin claudicar la memoria histórica del Arte de Nicaragua, sea o no revolucionario, el Arte no tiene Bandera política ni religiosa, o yo creo que se acerca mas a lo espiritual, que no tiene nada que ver si sos o no católico, evangélico, bautista etc, es ser respetuoso del trabajo que realizan ustedes, aquí en Nicaragua la mayoría de los pintores están catalogados como vagos, en drogas y hasta analfabetos, pero usted y muchos que han viajado y se cultivaron en su carrera artística hacen la diferencia pero eso trae pros y contras, que es la envidia y algunas veces hasta la desolación. Arriba ánimo que estamos con usted y la Iglesia de los pobres!!

  10. Buenos días maestro Sergio,
    Le felicito por excelente documentación, estudio que pocos saben investigar a fondo y se ve que se esmero en el artículo.
    El Maestro Peñalba a como usted lo describe, era excelente pintor, yo poco sé del tema,pero nadie le siguió sus pasos y luego vienen a decir muchos pintores de la actualidad que era excelente y nadie agarro el mensaje de la disciplina y profesionalismo.
    Creo que porque conlleva despegarse de lo material y amarrarse más de la pasión que todo artista lleva, pero muchos lo hacen por puro dinero olvidansose que también se puede vivir de la pintura cierto, pero con buenos pasos y dignidad.
    Aprovecho para unirme en la lucha del muralismo, del error que hicieron al cambiar el piso sin tomar en cuenta a los artistas que hicieron la capilla, es desarmante como estamos llenos de dirigentes mediocres e insensibles.

  11. En Nicaragua, tenemos la mala costumbre de aplaudir y hablar muy bien de los artistas hasta que ya estiraron el caite, antes de eso todos son unos borrachos, mal alimentados, que mucho molestan que no hacen nada, que viven en bacanales que son rebeldes insurrectos etc. Después los exhiben en el palacio ya solo con el cajón, es por eso que este artículo debería no solo hablar del Proyecto que quería dejar el Maestro Peñalba, sino de lo que quiere y necesita cada uno de los artistas de Nicaragua, atención, crecer en su trabajo, oportunidades dignas, salud y mucha unión entre el gremio, aquí un sindicato artistico no existe sino tenes una bandera definida y es allí donde se están equivocando.
    Mis respetos a usted como artista y escritor investigativo,como ser humano y al Maestro Peñalba que Dios le tenga un un mejor lugar sin ver tanta mediocridad y conformismo en la que muchos pintores están por eso no se les valorar ni respeta.

  12. Tremendo artículo para homenajear al Maestro Rodrigo Peñalba, sus raíces jamás las perdió, como dijo el maestro A. Morales: El oficio del maestro Peñalba era enfocarse en la parte artesanal lentamente sedimentada y sin prisas, yo entiendo que e este caso, las prisas son mal consejo para muchos artistas que ahora te hacen en media hora un trabajo sin sentido, sin contenido y poco artesanal.
    Es lo que esta sucediendo ahora, te hacen monumentos en tiempos record y salen formas de excrementos a la vista.
    Gracias por escribir detalles que desconocía de nuestro orgullo artístico, único y que merece todo el respeto a su proyecto inconcluso que nadie entendió porque estaba adelantado a su época y que a como usted no han sabido valorar.

  13. Gracias Michelini por recordar y conmemorar al Maestro Peñalba, muchas cosas se hablaron de él, infamias y calumnias, y el sentido el proyecto de vida nunca fue comprendido, ahora basta un simple salón para tapar el hueco oscuro que le hicieron mientras estaba entre nosotros.
    Regreso en 1947 con sueños para crear y difundir ” Lo propio de nuestra sangre,la coloración y la forma de nuestra tierra, con sentido de nuestra propia raza”.
    Paso que todos se averguenza de nuestros orígenes y pintan a lo que esta de moda para vender y pierden la autenticidad.
    Felicidades y que sigan muchos como usted recordando lo que otros quieren olvidar, no se con que objetivo, aunque comienzo a tener más claros esos camino. Saludo fraterno compañero y protector de la memoria histórica de la Revolución.

  14. Es hermoso leer cosas como estas que para muchos son ineditas, nos hace retroceder el tiempo, y decirnos que tuvimos un propulsor de Arte de nivel como el Proyecto del maestro Peñalba, es como se dice que llama la atención, se ve que quien escribe conoce el camino de un artista, las complejidades y sus luchas a pesar que muchos mortales no comprendan nada.
    Le felicito por tan documentado artículo, que no vengan a decir que hasta ahora se tiene Cultura, ya eso quedo atrás, ahora hay otras prioridades por eso pasa lo que pasa con la Iglesia Santa María de los ángeles nadie sensibiliza a las personas y las engañan fácilmente. Mis respetos a usted y todos sus alumnos que sigan adelante sin claudicar ni tirar la toalla.

  15. Que hermosa historia del maestro Peñalba, Anticoli ciudad Italiana que le dio refugio y donde seguramente conoció a su amada que adopto Nicaragua y sus costumbres, no olvidemos ese detalle hermoso, regreso con toda su experiencia su amor al Arte, sueños pero acompañado de su esposa e hijos, gracias Maestro Michiline por su documentación.
    Que lo que sucede en el Riguero no opaque sus ideales y sueños, mucho menos a Nicaragua que es su tierra también.

  16. En mi interpretación, nos dice que el antirupturismo debería de evitarse, y unir mas al gremio artistico, artesanos, ingenieros y arquitectos en una sola cosa, que van bien ligadas al Arte en general, esta pasando actualmente todo lo contrario, los mismos colores, las mismas barandas y nada autentico de nuestra Nicaragua, los parques de chicle, plástico al estilo disney nos esta matando aquello autentico de nuestra tierra confundiendo a la gente que eso es progreso.
    Gracias por recordarnos a este hombre que muchos han olvidado, pero es uno de los pocos artistas Nicaraguenses del cual podemos sentirnos extremadamente orgullosos. Saludes fraternales Maestro Sergio Michilini.

  17. Me parece algo sublime y premonitorio lo que escribe Maestro Sergio, sin duda esta sucediendo una guerra fría cultural, y el miedo a no expresar libremente las ideas es lo peor que puede ocurrir a un ser humano, imagine a un artista que se mida en sus lienzos, en sus colores o le falte un pedazo de tela para hacer lo que le gusta, muchos han caído en la gran necesidad de pintar lo que esta de moda y pierden lo autentico, lo que realmente les gusta para poder seguir en la linea.
    Gracias por transmitirnos a través de este artículo documentado como un cuento mágico de un artistas de gran nivel como lo era y seguirá siéndolo el maestro Rodrigo Peñalba. Bendiciones!!

  18. Maestro Sergio antes de todo le felicito por su dedicación y empeño en esta documentación de una breve biografía del Maestro Peñalba, me quedan mucas dudas, sobre todo cuando escribe: Allí hay algo totalmente contra-corriente para los años ’70, cuando pintar y esculpir era un pecado mortal, un crimen atroz, una herejía total. Es como que en su plena madurez Peñalba quisiera decir a los feligreses de Nicaragua.? Que quería decir? Porque él transmitió algo, pero que quiso decirles a los feligreses, al pueblo a los artistas cuando ahora estamos igual o peor, leyendo este artículo me do cuenta que hemos retrocedido y seguimos sin comprender al Maestro, sus alumnos donde están? Disculpe mi curiosidad excesiva de un tema que desconozco pero quisiera conocer, dará algunas charlas sobre este artículo? saludos y gracias por el espacio.

  19. Maria Fernanda, claro que me encantaria dar algunas charlas, o mejor alguna “mesa redonda” o curso o lo que sea para hablar de estos temas con los jovenes de hoy que estan super interesados y curiosos en todo esto. Vamos a ver si se abre algun espacio, alguna oportunidad, alguna situacion…en estos tiempos tan dificiles para hablar de ARTE y ESPIRITUALIDAD

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *